19 octubre, 2005

Reiki




El Reiki es un sistema de sanación, autosanación y reequilibrio bioenergético mediante la trasmisión de Energía Universal curativa a través de la imposición de manos, canalizado hacia sus cuerpos sutiles y cuerpo físico transmitiendo la energía amorosa y sanadora del Creador.

Con el Reiki realizamos una aportación energética pura a nuestros cuerpos materiales e inmateriales, este aumento de energía Universal produce en nuestra estructura energética un efecto principal sanador y un efecto secundario de expansión de la consciencia, ya que sí nuestro cuerpo físico y cuerpos sutiles están sanos y equilibrados, la energía circula libremente y la consciencia se expande. Al estar sanos y equilibrados nos conectamos con nuestro Ser Interno, con Dios, es decir con Todo.

El Reiki está constituido por ondas luminosas, y de calor que cada uno de nosotros puede canalizar y redistribuir a través de las manos.

La sanación por imposición de manos, el masaje Shiatsu y al Acupuntura, fueron utilizada desde hace siglos por muchas civilizaciones, se conocían en China y en Japón siglos antes de Cristo. En India y el Tíbet se practicaba el control del Prana dirigido a la sanación con el yoga y el masaje en todas sus variantes. También, en Egipto existen testimonios que utilizaban la curación por medio de imposición de manos.

La palabra Reiki es de origen Japonés, se compone de dos sílabas: Rei, que significa Energía Universal o Energía de Dios, es la energía divina que está omnipresente en todo el Universo que hace posible el funcionamiento armónico del Cosmo según la consciencia Divina. Ki, que significa Fuerza Vital, es la fuerza o la energía de la naturaleza divina que hace posible la vida, anima a todo ser viviente y circula por él, es decir es la vida misma. Rei y Ki unidas forman la palabra Reiki, que quiere decir Energía Universal Vital dirigida espiritualmente.

El Reiki no intenta sustituir la terapia médica sino que constituye una ayuda en el proceso de curación. Todos los seres vivos tienen energía y espíritu por lo que una iniciación de Reiki tiene el propósito de sintonizarnos con la energía para poder transmitirla con mayor fuerza, la cantidad de energía aumenta con la práctica. De está forma nuestra energía y magnetismo va aumentando, haciéndonos mejores seres humanos, resultado que se vera a nivel personal y por ende hacia nuestro exterior ya que somos reflejo de nuestro trabajo personal consciente.
Las mejores premisas para participar en una iniciación de Reiki son las ganas de mejorar uno mismo de forma conscientemente y la voluntad de afrontar las situaciones de la vida y el papel de uno mismo con nuevos impulsos y estímulos.

2 Dejaron su Huella:

Anónimo dijo...

¡Que interesante esta informacion acerca del Reiki,clara y concisa. Si muchas personas nos animaramos a practicarlo estariamos aportando un granito de arena para la energia de luz de nuestros hermanos y del planeta.

Aguas Azules dijo...

Gracias, Por tu comentario. Sí realmente todos debemos involucrarnos en mejorar las condiciones de vida del planeta. Sería mágico...♥

Entradas populares