08 agosto, 2007

Cuando el sueño se termina...



Cuando el sueño se termina...



Osho


Un joven dice: «He perdido todo lo que había conseguido. Una enorme tristeza me invade y no puedo percibir su final - ¿o es que no tiene final?»
Muchos te envidiarán. El saber que todo ha fallado es el comienzo de un nuevo viaje. El saber que «Todo lo que he conseguido está perdido» es el comienzo de una nueva búsqueda de algo que no se puede perder. Cuando uno está completamente desilusionado del mundo y sus éxitos, sólo entonces uno se vuelve espiritual. Quizás no estés todavía consciente de ello, pero hay algo se está agitando, una nueva alegría está surgiendo tras la cortina de la tristeza - la alegría de una nueva búsqueda, de una nueva aventura, de una nueva vida, de una nueva forma de ser.
«No puedo percibir el final - ¿o es que no tiene fin?» Hay un principio de la mente y hay un final de la mente, hay un principio del ego y hay un final del ego, pero no hay un principio de ti y un final de ti. Y no hay principio en el misterio de la existencia y no hay final en ti. Es un proceso continuo. Más y más misterios te están esperando, de ahí la emoción y el éxtasis. Siéntete extático al saber que la vida no tiene fin, al saber que cuando has alcanzado una cima, de repente otra cima te está retando -una más alta, más difícil de escalar, más peligrosa. Y cuando has llegado a esa otra cima, habrá otra; una tras otra. Son los eternos Himalayas de la vida.

Sólo piensa en un punto al que en algún momento llegaste, y del cual ya no queda nada. Estarías entonces completamente aburrido; ¡el aburrimiento sería entonces tu único destino! Y la vida no es aburrimiento, es una danza. La vida no es aburrimiento, es júbilo, exhuberancia.

Muchas muchas cosas van a ocurrir, y muchas muchas cosas siempre seguirán ocurriendo. El misterio nunca termina, no puede terminar. Por eso se le llama misterio, ni siquiera puede ser conocido. Nunca podrá convertirse en conocimiento, por eso se le llama misterio, algo en él es eternamente escurridizo. Y en esto radica toda la alegría de la vida. El gran esplendor de la vida es que te mantiene eternamente ocupado, buscando, explorando. La vida es exploración, la vida es aventura.

El éxtasis es nuestra naturaleza misma; no estar extático es sencillamente innecesario. Estar extático es natural, espontáneo. Estar extático no requiere ningún esfuerzo, se necesita de un gran esfuerzo para sentirse desdichado. Por eso te ves tan cansado, porque la desgracia es en verdad un trabajo pesado; mantener la miseria es realmente difícil; por que estás actuando en contra de tu propia naturaleza. Estás simplemente nadando contra corriente -ésta es la causa de tu miseria.

Y… ¿Qué es la felicidad? dejarte llevar por la corriente - te dejas llevar hasta el punto en el que toda separación entre tú y el río desaparece. Tú eres el río. ¿Cómo puede ser difícil esto? Para dejarte llevar por la corriente no necesitas nadar; simplemente flotas en la superficie del río y la corriente te lleva hacia el océano. La corriente te empuja de forma natural hacia el océano. La vida es como un río. No la fuerces y jamás te sentirás miserable.

14 Dejaron su Huella:

MentesSueltas dijo...

Estaré unos días ausente, de reposo.
Espero verlos pronto.
Seguro los extrañaré.

Los abrazo

MentesSueltas

Javi dijo...

Es un texto muy optimista, lleno de vitalidad. Muy refrescante para estos días de caluroso verano. Anima mucho leerlo.

Gracias

Javi dijo...

Kutambarara significa algo así como expandir, compartir, extender, ampliar. Para mí es compartir con el mayor núumero de gente posible mis ideas, escritos, fotografías, música, etc.

Saludos

Alimontero dijo...

Hola, me encanta Osho.. siempre sus enseñanzas, cuando las leo, me hacen sentido, siempre hay "algo" que aprender, rescatar ahi!
Que lindo espacio, es grato visitarte.
Vendré mas seguido..
un beso,
Ali

Sandra dijo...

Hola..., que grata sorpresa encontrarme con Osho..., disfruto mucho de la lectura de sus textos.., recopilaciones de sus exposiciones... desprende sencilla sabiduría....
Un abrazo..y continuemos a pesar de la adversidad que la vida nos regala...

Aire dijo...

Solo se que la felicidad existe, eterna o no, en este plano o en un mundo paralelo... me gusta el autor...
la vida es un subi baja, me encanto el positivismo y el buen animo, lleno de verdades que en lo personal comparto...
Un Beso amiga...
Aire
.

Olvido dijo...

Osho fuente de sabiduria.
Todo llega todo se termina, asi es la vida, lo importante es vivir y poder disfrutar el hoy, nunca sabemos que nos depara el mañana.
Hermosa lectura para reflexionar.
Beesos
Olvido

marcos rey dijo...

tienes un blog muy interesante... hay tanto que desconocemos de nosotros mismos... y creo que a través de estos escritos el desconocimiento se hace cada vez más pequeño para ir dejando paso a la verdadera sabiduría espiritual

...un saludo

Pau dijo...

la verdad se revela y puede que sea verdad el sueño o que simplemente nos haya dado una visión de hacia donde queremos ir o hacia donde deberiamos ir.

María Inés dijo...

TIENES UN PREMIO EN MI CASA...

LLUVIA dijo...

¡Cuánto quiero a Osho! Siempre que voy a la biblioteca y veo algún libro suyo me lo traigo!
Me gustaría que todo el mundo lo descubriera, dejaría de haber tanto sufrimiento en el mundo y seríamos mas libres, menos manipulables..
Te felicito por traerle !

Un abrazote!

Anónimo dijo...

Estimados amigos:

Comparto con Ustedes el siguiente link acerca de la visión de Osho:

http://osho-maestro.blogspot.com/

Afectuosamente,

Gonzalo

Anónimo dijo...

Sócrates castigado fue, por la sociedad. Es sorprendente ver que personas como Sócrates sean castigadas de tal manera, porque son Hombres, individuos, personas humanas, seres vivos, que no permiten que el sistema los domine o someta. Fue envenenado.

Tumbado estaba en el jónico catre, mientras que el hombre que tenía que preparar y darle el acónito brebaje, lo hacia lentamente. La tarde también moría, era la hora convenida. El corrupto tribunal, había decidido la maldita hora. Empero, el hombre demoraba la hora. Entonces, Sócrates le preguntó:

- Pasa el tiempo hombre. Mueren los colores del crepúsculo que veo. ¿Por qué demoráis mi hora ?.

- Lo hacia para que vivierais un poco más maestro.

A lo que Sócrates respondió:

-Hombre, sólo sé que llegó mi hora, traedme la pócima bendita.

El hombre, mientras le extendía el cáliz, le preguntó:

- ¿Porqué estáis alegre maestro?.

Sócrates, levantó la vista mientras tomaba el brebaje y le dijo;

-Hombre, ¿ Acaso no te das cuenta ?. Es eso lo que yo soy. Soy aquí y ahora, conocer morir quiero. La vida ya la he sabido, es hermosa clara y bella, con todas sus incomodidades, angustias y ansiedades. He visto la fuerza de un amanecer, millones de veces, en cada uno de ellos, todavía me asombro. Pero a pesar de todo, ha sido placentero, he visto todos los colores del espectro, he vivido, he llorado, he amado, he reído, he caído, me he levantado, he subido montañas, he leído después de almuerzo, he bajado hasta el infierno, he hecho todo lo que he querido, he dicho todo lo que he querido. Ahora hombre, quiero dejadme saber a que sabe la muerte. Sólo existen dos posibilidades; que mi alma siga viviendo en otras formas, eso, me llena de una inmensa curiosidad. Me sorprende enormemente eso, de poder viajar con el alma sin el hedor del cuerpo. El cuerpo es una oscura y horrible celda, con muchas imperfecciones y limitaciones. O quizás, empero, en eso tengan razón los materialistas, cuando uno muere, todo muere y todo termina ahí. Eso, me emociona mucho también, el NO SER. Sé lo que significa el SER y ha llegado el momento de saber lo que significa el NO SER. Y cuando ya no soy, ¿ Qué problema hay?, ya leí a Mishima !. Porqué tendría que preocuparme, de modo hombre, ¿ Para qué detener el tiempo aquí y ahora?.

Así es que, por orden del corrupto tribunal, el Hombre que se amaba a sí mismo, escogió incluso la hora de su muerte. Fue tan sólo el prejuicio del vulgo, el prejuicio de los mediocres e ignorantes, que no pudieron ver ni siquiera una microscópica yesca en la inmensa luz de Sócrates. Empero, eran la mayoría, y decidieron darle muerte. Sócrates dijo:

-Estoy dispuesto a beber el veneno, aquí y ahora. Cuando yo esté preparado. Porque si yo vivo, no puedo dejar de decir la verdad, si yo vivo seguiré gritando hasta mi último suspiro. No me iré de esta ágora, sólo para salvarme. Me sentiría como un vil y cobarde, que se asustó de la muerte. Nadie decide por mí. Tomo mis propias decisiones. Esto es digno de un Hombre. Se tu mismo siempre, nada más que tú mismo, simplemente Tú. Advierto sí, que es cosa peligrosa y dañina. El vulgo suele no perdonarlo. Digno, gallardo y valiente quien se arriesga a caminar por el filo del sable, donde cada paso es un peligro. Creo, que eso, es la vida misma. Peligrosamente vives, más vives. Y yo sé que es posible vivir en un instante toda la vida, todo el universo. No quiero que seas un Hombre de negocios, quiero que seas un jugador, que te la juegues toda. Entonces, en efecto, el cosmos te bendecirá, aunque en un mendigo te convirtieras, tu SER será majestuoso y excelso, más que la de un rey.

" Nada hay en este mundo, que conozca menos, que a mi mismo."

Buda.


Joseph Cartaphilus

Francisco dijo...

Buscando por la red, hoy encontré tus palabras.
Dejándome llevar por el río de la vida, he llegado a tu océano de sabiduría.
Gracias

Entradas populares